viernes, mayo 6

El sonido del silencio

El silencio crece como el cáncer. La frase es de la ya clásica canción The Sound of Silence (El sonido del silencio) escrita por Paul Simon hace 47 años y cantada junto a Art Garfunkel, con quien formó un célebre dueto.

El silencio es dolor. Es ausencia cuando es impuesto. Es una masa acrítica cuando ese silencio no le permite diversificar versiones. Es ignorancia. El silencio es miedo.

Simon y Garfunkel tienen líneas dolorosas en esa canción, una metáfora musical abierta a múltiples interpretaciones. Son líneas hirientes que a veces pareciera que retrataran en parte a este Ecuador polarizado que camina, peligrosamente, en la cornisa de las intolerancias. ¿En qué momento imperceptible creamos una línea imaginaria -tan imaginaria como la que nos bautiza como país- que nos dividió, sin derecho a los matices, en dos bandos: en los a favor o en contra?


"Nadie se atrevió a perturbar el sonido del silencio". Simon y Garfunkel lanzan otro dardo. El silencio es cómodo cuando es ajeno. ¿Nos perturba que periodistas lojanos hayan tenido que renunciar a sus trabajos en una radio porque no obedecieron el bajar el tono a las críticas al poder?

¿Nos perturba que a una periodista le quiten sus credenciales y se le diga que no tiene derecho a informar a la ciudadanía de lo que sucede en el palacio de Carondelet?

¿Nos perturba que a otra periodista un funcionario no le permita acceder a su derecho de preguntar, porque el medio en el que trabaja está vetado por el régimen?

¿Nos perturba que día a día, las redes sociales se conviertan en un polvorín en gestación, en un escenario de una batalla de insultos entre "los que piensan como yo" y "los que están equivocados"?

El sonido del silencio tiene múltiples caras. Es Cuba. Es la bloguera Yoani Sánchez tuiteando a ciegas con SMS porque mayoritariamente no puede acceder al internet como cualquier mortal de cualquier país con libertades reales. Está, de muchísimas maneras, silenciada. Porque conminar al silencio es impedir a alguien -como se lo impiden a ella- salir de su país a contar lo que cree que es su verdad.

El sonido del silencio es China. Es Liu Xiaobo, el Nobel de la Paz, defensor de los derechos humanos y de un cambio de modelo político en su país, condenado a 11 años de prisión por "incitar a la subversión del poder del Estado". Es también su esposa, bajo arresto domiciliario, privada de teléfono e internet, según reportes de diversos medios occidentales, porque los oficiales guardaron silencio. Para ellos la obtención del Nobel no existió.

El sonido del silencio también es Ecuador. Es el ciudadano Luis Corral, vejado y sacado atropelladamente de un coliseo en Zamora por atreverse a criticar.

No es este un problema de un Sí o un No. Es el problema de mirarnos al espejo y preguntarnos si nos perturban o no estos silencios impuestos. O los posibles silencios futuros. ¿O como no son conmigo no importan?

Si es así, luego podremos volver a Simon y Garfunkel y cantar: El silencio crece como el cáncer.

2 comentarios:

Fernando Ortiz dijo...

Me gustó mucho el artículo y el uso de esta canción en particular para retratar una realidad que se sigue viviendo en varios países y se teme que también en Ecuador.

Definitivamente el silencio puede ser muy hiriente. El problema está en que la falta de silencio también es hiriente.

Hay medios que por vender una noticia, la presentan de la manera más sensacionalista y morbosa posible sin importarles el prestigio de las personas involucradas.

Por otro lado, usar esos casos como pretexto para callar a todos los medios y dar el poder del habla a un sólo poder, está mal y lastimosamente sea intencional o no, ese es el destino al que podría estar yendo Ecuador, un país de:

Personas conversando sin hablar
Personas oyendo sin escuchar
Nadie atreviéndose a perturbar
El sonido del Silencio.

Huilo Guzhman dijo...

Coincido plenamente con usted en casi la totalidad del artículo. El silencio es peligroso e inmobilizador. En lo único que discrepo es en la acción de Luis Corral para manifestar su oposición al presidente. Corral tiene el derecho de estar a favor o en contra del Presidente, pero lo que el realiza es por demás temerario al exponerse con aquella leyenda de la camiseta en un coliseo plagado de coidearios aliancistas (intentar salir ileso ante cientos de simpatizantes fanáticos es un hecho innesesario.