martes, diciembre 2

¿Cómo los atrapo? Son tan jóvenes y escurridizos...

Los lectores jóvenes deberían ser una obsesión para los medios impresos. Al final, son ellos los que continuarán o no con la tradición de comprar un determinado producto. Así que deberían preocupar. Y mucho a los editores y directores de periódicos y revistas. ¿Cómo convencerlos en esta era digital, en este mundo tan audiovisual? ¿Cómo enamorarlos en una época en que se repite tanto ese cliché de que los jóvenes no leen? ¿Es así, no leen?

Una certeza absoluta no habrá sobre el asunto. Estudios a fondo no existen y lo único que se puede hacer es aventurar con las percepciones obvias, con las observaciones básicas que se pueden hacer al respecto.
El tema me parece de necesaria reflexión en las redacciones. Hay la generalizada crítica de que los medios impresos a veces aburrimos a los jóvenes. Somos demasiado serios, acartonados, con tanto énfasis en lo político (en lo negativo dicen los críticos feroces), que las ventanas de escape de esa juventud (aquella que no quiere saber de la política por decisión propia) son pequeñas, no les permiten asomarse y tener un panorama amplio, que sea un espejo de ellos mismos.
Creo que una buena parte de la solución entra por la capacidad de participación de esa juventud en las páginas impresas o en las electrónicas de esos medios. La tecnología debe ser un aliado para ello. Lo pienso mucho más al ver este espectacular video en YouTube
elaborado por el Dr. Michael Wesch, profesor de Etnografía Digital en la Kansas State University.




Wesch tiene un canal de videos que exploran la cultura mediática y que, según lo que describe, busca fundir las ideas de la Ecología de los medios (en términos generales el estudio de la forma en que los medios influyen en los individuos y grupos y qué reacciones tienen estos individuos y grupos por esa influencia) con la Antropología cultural. Suena muy interesante su actual proyecto: un estudio etnográfico de Youtube, cuya evolución se puede chequear acá.
Pero volvamos a los jóvenes. El video de Wesch, titulado Una visión de los estudiantes hoy es revelador sobre los hábitos a la hora de cifrar niveles de lectura, consumo de medios y actividades rutinarias de este grupo humano. El estudio, resumido en este clip de poco menos de 5 minutos, deja bastante a la reflexión. Los universitarios participantes en la investigación leerán un promedio de 8 libros este año, 2.300 páginas web y 1.281 perfiles de Facebook (la red social cada vez más popular en Ecuador y que le está quitando clientes a Hi5). Además, escribirán 42 páginas físicas para las clases este semestre pero más de 500 páginas de correos electrónicos. Algo más: pasan 3,5 horas al día online, 1,5 viendo televisión, 2,5 escuchando música, 2 horas en el celular y 3 más en clases. En resumen, como se recalca en el video: son multifacéticos.
Me dirán que esa visión estudiantil es del primer mundo. Hace poco leía un comentario de una apreciada colega, que recalcaba que hay otras realidades y que en Ecuador la conexión a internet es escasa aún. No lo dudo. Pero tampoco dudo que el crecimiento del acceso es exponencial y mucho más aún cuando se han abaratado los costos de la conexión por una política oficial. ¿Alguien, en 1993, el año del ingreso de la telefonía celular al país, vaticinaba que en algún momento habrían más teléfonos celulares que líneas fijas en Ecuador? Chequeen la abrumadora diferencia.
¿Se acuerdan de esa época, la de los raspahielos, en que el que tenía el lujo del celular te quería pegar si es que lo llamabas para una tontería porque él pagaba hasta la llamada entrante?
Creo que hay que pensar en el ahora. Basta ir a un cyber y verlo repleto por las tardes de jóvenes que se pasan horas bajando música, interactuando en sus redes sociales, chateando con cámaras web. ¿Esos jóvenes nos leen? ¿leen nuestros medios impresos? ¿cómo nos estamos comunicando con ellos? ¿O los estamos perdiendo? ¿Cómo los atrapamos?

3 comentarios:

Tracy dijo...

Que extraordinarias las portadas del Newseum!!!! Gracias!!!!

Anónimo dijo...

A tu última y ambiciosa pregunta, yo digo no, no nos leen los jóvenes.
¿Tu crees que con un abanico tan amplio, rico en creatividad, imagenes e interacción van a perder su ya escazo tiempo en agarrar un pedazo de papel (de muy mala calidad) y que su contenido es añejo? Y que además, como si lo anterior no bastara para matarles su interés, con la mayoría de sus páginas centradas en temas tan nefastos, repetitivos y aburridos como la política, la economía, la pobreza, los deportes puestos sin ninguna espectucalaridad, sin crítica, sin crónicas que atraigan un poquito y sin atractivo alguna para ser "fumadas" como decía un buen ex jefe tico, todo esto producto de la subcultura de la corrupción que no nos atrevemos a destapar excepto contados casos como el del reciente y valiente trabajo de un periodista de deportes. Y lo peor: todo eso contado de esa manera tan escuálida...tan anti lectores comunes y corrientes....tan para abogados y borócratas (ya viejos todos, por cierto!)
Falta creatividad para capturar a los jóvenes. Su creatividad. Escacea la capacidad de abstracción, de ser empáticos con ellos. De no creer vehementemente que como un diario lleva cerca de un siglo de circulación, entonces -en esta era de la revolución mediática- todo se debe mantener igual, intacto.
La creatividad radica en decir de otra forma lo que ya ha sido dicho de miles. Tu lo sabes bien. Pero en salas de Redacciones como las que nos cobija, donde dormimos en unos laureles cada vez más marchitos y que llevan impresos una invisible, pero a la vez altanera y decidora premisa de ser "los mayores " (por cierto, lo mayor está considerado como lo viejo, lo pasado de moda...dónde están los marketing men...también duermen?).
La juventud es un desafío interesante de asumir. Asi lo vemos en muchas partes, aquí mismo en Latinoamerica, donde tienes publicaciones de éxito (y nos pasquines de simple masturbación politiquera adolescente) como The Clinic, que como conocerás, nació cuando Pinochet estaba detenido en Londres y su defensa aludía que estaba enfermo para que lo dejaran ir. Esa revista sigue siendo un éxito ahora, varios años después de que ese "momentum" fuese el condimento para que varios jovenes emprendieran el camino de la irreverencia como mannera de expresión escrtita. Y que leen no sólo sus congéneres, sino viejos y maduros. Y te he citado un ejemplo de aquí nomás, cerquita. Ya no digamos lo que anda pasando por otros lares más civilizados y sin prejuicios de que lo conservador es sinónimo de periodismo actual.
Cuando tenía tu edad, es decir hace un par de años, emprendí en El Salvador una idea de hacer que los jóvenes se deshinibieran con sus ideas y expresiones en un programa de TV. Duró dos años. Llevamos politiqueros, diputados, manadatarios, criticabamos al sistema, nos criticabamos a nosotros mismos. Yo era el productor, director y uno de los presentadores y comenzabamos cada programa leyendo los mails de quienes nos hacían trozo con sus críticas. Y los invitabamos para el siguiente para formar parte de un panel rotativo que le daba vida al programa -Generacción se llamó-. Lo que teníamos como reto era no hacer lo que nosotros queríamos ni menos lo que pensabamos que les interesaba a los jóvenes...sino lo que ellos decían que se debía hacer, total el programa era para ellos... (y eso que yo no estába fuera del target, ja).
Con miedos no superados, con traumas y prejuicios, con atabismos que este oficio arrastra, con mentalidades de maquila, del día a día y no de de "este día"; sin tener claro y encausado nuestro oficio como un instrumento para encontar nuevas respuestas a viejas interrogantes, ten por seguro que la juventud cada vez irá quedando en el horizonte lejano mientras nos alejamos de ella por quedarnos aferrados al capricho y la soberbia de creernos mayores.
A tu última y ambiciosa pregunta, yo digo no, no nos leen los jóvenes.
¿Tu crees que con un abanico tan amplio, rico en creatividad, imagenes e interacción van a perder su ya escazo tiempo en agarrar un pedazo de papel (de muy mala calidad) y que su contenido es añejo? Y que además, como si lo anterior no bastara para matarles su interés, con la mayoría de sus páginas centradas en temas tan nefastos, repetitivos y aburridos como la política, la economía, la pobreza, los deportes puestos sin ninguna espectucalaridad, sin crítica, sin crónicas que atraigan un poquito y sin atractivo alguna para ser "fumadas" como decía un buen ex jefe tico, todo esto producto de la subcultura de la corrupción que no nos atrevemos a destapar excepto contados casos como el del reciente y valiente trabajo de un periodista de deportes. Y lo peor: todo eso contado de esa manera tan escuálida...tan anti lectores comunes y corrientes....tan para abogados y borócratas (ya viejos todos, por cierto!)
Falta creatividad para capturar a los jóvenes. Su creatividad. Escacea la capacidad de abstracción, de ser empáticos con ellos. De no creer vehementemente que como un diario lleva cerca de un siglo de circulación, entonces -en esta era de la revolución mediática- todo se debe mantener igual, intacto.
La creatividad radica en decir de otra forma lo que ya ha sido dicho de miles. Tu lo sabes bien. Pero en salas de Redacciones como las que nos cobija, donde dormimos en unos laureles cada vez más marchitos y que llevan impresos una invisible, pero a la vez altanera y decidora premisa de ser "los mayores " (por cierto, lo mayor está considerado como lo viejo, lo pasado de moda...dónde están los marketing men...también duermen?).
La juventud es un desafío interesante de asumir. Asi lo vemos en muchas partes, aquí mismo en Latinoamerica, donde tienes publicaciones de éxito (y nos pasquines de simple masturbación politiquera adolescente) como The Clinic, que como conocerás, nació cuando Pinochet estaba detenido en Londres y su defensa aludía que estaba enfermo para que lo dejaran ir. Esa revista sigue siendo un éxito ahora, varios años después de que ese "momentum" fuese el condimento para que varios jovenes emprendieran el camino de la irreverencia como mannera de expresión escrtita. Y que leen no sólo sus congéneres, sino viejos y maduros. Y te he citado un ejemplo de aquí nomás, cerquita. Ya no digamos lo que anda pasando por otros lares más civilizados y sin prejuicios de que lo conservador es sinónimo de periodismo actual.
Cuando tenía tu edad, es decir hace un par de años, emprendí en El Salvador una idea de hacer que los jóvenes se deshinibieran con sus ideas y expresiones en un programa de TV. Duró dos años. Llevamos politiqueros, diputados, manadatarios, criticabamos al sistema, nos criticabamos a nosotros mismos. Yo era el productor, director y uno de los presentadores y comenzabamos cada programa leyendo los mails de quienes nos hacían trozo con sus críticas. Y los invitabamos para el siguiente para formar parte de un panel rotativo que le daba vida al programa -Generacción se llamó-. Lo que teníamos como reto era no hacer lo que nosotros queríamos ni menos lo que pensabamos que les interesaba a los jóvenes...sino lo que ellos decían que se debía hacer, total el programa era para ellos... (y eso que yo no estába fuera del target, ja).
Con miedos no superados, con traumas y prejuicios, con atabismos que este oficio arrastra, con mentalidades de maquila, del día a día y no de de "este día"; sin tener claro y encausado nuestro oficio como un instrumento para encontar nuevas respuestas a viejas interrogantes, ten por seguro que la juventud cada vez irá quedando en el horizonte lejano mientras nos alejamos de ella por quedarnos aferrados al capricho y la soberbia de creernos mayores. -Carlos H. Bruch-

Anónimo dijo...

Es cierto, muchas de las personas que manejan la información en los diarios o programas de tv se creen que lo saben todo y que a los jovenes solo les gusta el reggaeton y el sexo o los vicios, que la juventud está perdida y ya. Que no se puede cambiar su mentalidad tan extraña y diferente. Es mas facil hacer lo mismo, que cautivar a un nuevo publico. Es mas facil darle de lo mismo que asumir la responsabilidad de encaminarlo en la información que debería leer para ser más crítico y ejercer control sobre sus derechos, sobre sus decisiones. Cómo un adolescente puede ejercer el voto en este país (a propósito de las próximas elecciones) si no le interesa un carajo lo que está sucediendo?. Aquí los medios deben ejercer el poder que aun tienen, brindarles a los jovenes ciudadanos la información de manera mas condensada pero efectiva, que ellos puedan informarse rapidamente, por ejemplo el Miami Herald tiene su espacio 5 Minutes Herald que fue creado para los lectores de hoy y su diseño lo hizo Mario García, reconocido diseñador editorial y periodista (aqui lo pueden ver http://garciamedia.com/images/blog
/268_Photo.gif y una reseña de Mario García sobre esta interesante sección http://www.garcia-media.com.ar
/_00periodicos/_articulos/
fizzM.htm). Me parece genial, ya que en 5 minutos puedes informarte de todo lo que tiene el diario!, además viene en formato tabloide a todo color e incertado en el diario, lo que lo hace más atractivo porque no tienes que rebuscarla dentro de la sábana que es el diario normal. Además puedes agregar esta sección para que te llegue la información a tu email. Sería fabuloso que eso se pueda dar en los medios de nuestro país y que además de utilizar el correo, puedan hacer uso del celular, amigo intimo de los jovenes (bueno de los no tan jovenes tambien). Ellos, mas que nadie, pasan muchas mas horas prendidos al cel o a la pantalla de la compu, por ese lado los medios deben entrar a seducir a los jovenes. Aqui también es importante mencionar al marketing, tan apasionante y lleno de matices hermosos para captar a los consumidores.
Los gerentes de marketing de los medios deben estar realmente alineados a los editores, jefes de redacción, al mismo público, para hacer una campaña exclusiva para adolescentes. Para los adultos jovenes tambien es importante ofrecerles otras herramientas de información como el internet, blogs del mismo diario, etc. Además los colegios y universidades deben también juntarse con los medios.
Hay mucho aun por escribir sobre el apasionante y irreverente mundo adolescente, que a muchos nos apasiona. Tratar de llegar a ellos. No es tan fácil.
Aquí el link de la página de Mario García, además de otras páginas con comentarios de el, sobre todo de diseño, el cual es importante a la hora de atraer a los mas escurridizos:
http://garciamedia.com Interesantisimo! Habla sobre el manejo entre diseño-información de los medios digitales, impresos y los que utilizan el celular como medio. También tiene un blog.

http://blogs.grupojoly.com/vision
/tag/mario-garcia

http://www.baquia.com/noticias.
php?id=8941
En esta nota, Mario Garcia afirma que en internet el 20% es el diseño y el 80% el contenido.